Laurita

kitti.jpg

Laura amaba a los animales, su sueño era ser veterinaria, tenía apenas 16 años, ojos tiernos y pretenciosos, manos plagadas de caricias y una voz melódica.

No le gustaban los celulares, las computadoras, no le atraía internet y se ponía a contar baldosas cuando alguien recibía un mensjae de texto en su presencia.

Se hamacaba en la plaza mientras esperaba que alguien llegara, ya sea a pasear un perro o a sus hijos, inmediatamente ella, siempre tan simpática, se ponía a conversar con aaquella persona, siempre era preferible que fuera alguien que paseara un perro ¡Le encantaban!

En clases, mientras la maestra escribía algo en el pizarrón, ella le sacaba conversación a sus compañeros más cercanos y a los distantes les arrojaba papelitos con saludos o simplemente comentarios de lo lindo que estaba el día, para Laura todos los días eran lindos.

Su mamá siempre estaba en la casa, así que Laurita pasaba horas y horas contándole lo que había hecho en clases, en el recreo, en la plaza, en fin, todo, siempre con esa vocecita tierna y aguda y muchos ademanes con sus manitos.

Cuando no iba a la plaza, este angelito se sentaba en la vereda y apenas nos veía nos saludaba, si estabamos sentados se cruzaba a conversar con nosotros.

Nunca estuvo de novia, decía que “ya va a haber tiempo para eso, ocupa mucho tiempo que puedo dedicarle a la gente, como ustedes, como mi mamá”, un amor.

Su alegría constante y sus ganas de vivir no fueron siempre comprendidas y cada dos por tres esos ojitos parecían opacarse, pero era cuestión de que alguien se la cruzara para que ella se reponga y comience su ejercicio de acompañar. Porque también ayudaba a las señoras mayores a llevar las bolsas de las compras hasta sus casas mientras conversaban en el camino.

En una de las más importantes reuniones en la comuna del pueblo, decidimos que la idea de don Roque, (el almacenero, una de las personas con la que Laurita, ese sol que iluminaba las praderas, pasaba más tiempo, se apoyaba en el mostrador y conversaba mientras don Roque atendía a sus clientes) era la mejor, su madre se mostró muy conforme, iba a ser una sorpresa para su dulce retoño.

La mañana de aquel domingo nos reunimos en la terminal de omnibus, subimos a Laura en el coche que partía hacia Usuhaia con las indicaciones escritas en un papel que recibiría la hermana Macarena “le enviamos a Laura para que cumpla con el internado que, de tan estrícto, es comentado en el mundo entero”.

Sabemos que es difícil de entender, pero tarde o temprano algo así iba a suceder, sobre todo con una pendeja tan hincha pelotas como ella. Hablaba hasta por los codos, era casi imposible esquivarla, cada vez que la veíamos tratábamos de meternos en nuestras casas pero ella corría y su vocecita nos taladraba el cerebro, sabíamos que se quedaría horas hablando de las pelotudeces que hacía todo el tiempo, porque esa chica hacía puras pelotudeces y las contaba como si hubiera salvado al mundo.

Las mujeres esperaban a que Román, el cadete de don Roque, se fijara que Laura no estaba y recién salían disparadas hacia sus hogares con el temor de cruzársela en el camino.

Ya nadie iba a la plaza, la gente paseaba a los perros en el basural del pueblo y a todos los pibes les habían hecho plazas propias en sus hogares.

Ustedes dirán “es una nena, es lógico que sea así de activa” y nosotros les diremos que ustedes no la conocen, que nunca tuvieron que aguantarla y que se metan en sus cosas y no nos rompan las pelotas porque apenas entren al pueblo con algún reproche hacia esa desición los sacamos a puras patadas.

La idea de don Roque les parecerá extrema, el pueblo ahora esta como antes de que Laura aprenda a hablar, bien, muy bien, hasta su madre está más felíz.

La idea que compitió hasta el final con la de enviarla al internado era cortarle la lengua, si, así, con un cuchillo de Margarito el carnicero del pueblo, lo pensamos, mucho, y sufrímos como nunca con ese pensamiento, así que la idea de don Roque es una caricia ¿O preferían que le cortemos la lengua? ¿Ah? Bueno, entonces no rompan las pelotas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: