El Tipo al que nunca le pasó nada

nada 

A mi nunca me pasa nada… nunca.

Podría ser como dice mi amigo Horacio “¿qué más querés? Si no te pasa nada es mejor a que te pasen cosas malas”

ahí está el problema, a mi no me pasa nada, y eso ya es una cosa mala que me pasa, por lo tanto se vuelve paradójico, porque no me pasa nada pero eso es algo malo QUE ME PASA.

 

Por ejemplo, cuando tropecé el martes pasado con la raíz de un árbol añejo, casi me caigo, pero ¿qué paso? Nada. A ese árbol sí que le deben haber pasado cosas, buenas como que susu hojas se entreguen a la brisa otoñal emprendiendo su único y final vuelo, y malas como que lo mee un borracho, un perro etc.

 

A mi nunca me pasa nada.

 

Hace un mes me encontré con un tipo que es pilar de un equipo importante de rugby, siempre me la juró porque él estaba convencido de que yo lo engañaba con su novia (algo que nunca pasó y que yo rogaba que sucediera) esperando que sin más me estrellara sus nudillos contra mi cara, me paró, me dijo que “vos no tenías nada que ver papá” y siguió viaje, eso se puede interpretar como que es algo que me pasó, pero si mi vida fuera una cosntante sucesión de hechos, este hubiera sido uno pequeño, pero en mi vida, esto no es nada, porque a mi nunca me pasa nada… nunca.

 

Mis padres fueron buenos padres, si bien no tuvieron mucho trabajo que digamos porque a mi nunca me pasaba nada, también de eso se preocupaban, es más, si mal no recuerdo, yo descubrí a una temprana edad que a mi nunca me pasaba nada por una conversación que escuché de ellos, me hice de Talleres porque mi viejo era de Belgrano, para ver si de esa forma generaba algo, aunque sea una mala relación (ven hasta los límites que llegado a cruzar) y él me dijo que “eso es una elección tuya, poco a poco sentirás un helado pesar en tu pecho y descubrirás sensaciones que nunca vas a haber esperado, pero es tu elección y yo como padre la acepto” y desde ese día logré que menos cosas me pasaran, porque me dejó de llevar a la cancha, no me contaba como le había ido, pero nuestra relación seguía intacta, sólo en mí esa diferencia marcaba un difuso malestar, pero eso es algo ¿es algo?

no.

 

porque a mi nunca me pasa nada… nunca.

 

Vuelvan tras sus pasos psicólogos y filósofos que se empecinarán en explicarme que, me guste o no, todas esas son cosas que me han pasado, que me pasan, retírense hacia donde su trabajo y esfuerzo de frutos, aquí encontrarán a alguien que ya descubrió de ante mano, que nunca nada le pasa, nunca.

 

¿Mi mujer me fue infiel? No, mi mujer fue la persona más fiel que pisó esta tierra y murió con esa condición, los veo volverse a gritarme “murió tu mujer, eso es algo importante” y yo seguiré firme y explicando, mi mujer se separó de mi, y allí esperé encontrar nostalgia, un corazón que me acosara desde lo más profundo de mi torax, días grises y frios, pero no, porque el motivo de nuestra separación fue que el amor que en mi rondaba había desaparecido por completo y bajo su brazo se llevó el pequeño despojo de pasión que entre mis sábanas ella encontraba para consolarse, murió años después en Brazil, con su nueva pareja, y yo sólo pensé “merecía vivir más” y me senté frente a sus fotos para lograr que una cachetada de tristeza me despeinara toda esta parsimonia sentimental, pero señores, sigan su camino.

 

A mi nunca me pasó nada… nunca.

 

Y llegó el día en que mis ahorros engordaron de tal forma que entraban ajustados en el cartel que gritaba el precio de un hermoso descapotable, lo compré, si algo no pasa cuando uno tiene un descapotable, eso es no pasarle nada.

Allí está mi descapotable, en la vereda de mi casa, con una lata de pintura en su techo, un cartel de “se vende” mas grande que el mismísimo parabrisas, y no, no se vende, a ningun precio, si alguien se dignara a preguntar, creo que estoy dispuesto a regalárselo, pero no, porque a mi nunca me pasa nada.

 

Nunca.

 

Llegará a sus ojos este escrito que voy creando a medida que el avión al que me subí para lanzarme en paracídas llega al objetivo, me lanzaré y nunca lo abriré, así, jugaré con el destino, y aunque tenga que ser la última, habrá algo que me pase, y sera la muerte, pero será mi elección, adios y no me juzguen, es mi vida y dejo este pequeño documento que, de ser posible que usted lo lea, sabrá que al tipo al que nunca le pasó nada, le pasó algo luego de escribirla o, si usted lo interpreta como nada, simplemente murió, y ya no puede no pasarle nada.

 

Me llama el instructor, me toca, encontrarán esta carta en mi chaqueta seguro, adios.

 

Hijo de mil puta el justiciero que, viendo mi actitud relajada cuando había que abrir el paracaídas, optó por convertirse en heroe y me tomó de mi brazo izquierdo, tratándome de zafar veía que le complicaba la cosa, y si bien yo quería que algo me pasara, no era mi intención llevarme a alguien conmigo, me dejé sujetar y llegamos, aquí estoy, en mi hogar, cálido, espacioso, y no me pasó nada, me salvaron, para ustedes eso es algo, entonces les cambio mi vida por la de ustedes, a ver si pueden ser tan objetivos en mi posición.

 

Nunca me pasó nada ni me pasará.

 

Habría que matar a todos los burgueses que no tienen nada que hacer y se largan en paracaídas para salvarme. Hijos de puta.

 

 

 

 

Anuncios

7 comentarios

  1. solo, como alderette el dia del amigo

  2. el tipo que nunca le pasa nada excelente flaco

  3. No entendí bien una parte. Para mí, lo que vos quisiste decir es que la mujer del rugbier lo engañaba con vos; y no que vos engañabas al rugbier con la mujer de éste (lo cual sería mucho más interesante de contar y ahí sí podríamos estar hablando de que te pasaba algo)

  4. Rodrigo: Gracias Pochola!!!!!

    Pablo: jajaja, si, eso escapa al tipo al que nunca le pasó nada, porque nunca le pasó nada, gracias por pasar maestro

  5. Iba a dejar un comentario interesante, pero, no sé, no se me ocurrió nada, ¡nada!

    Porque yo soy el hombre al que nunca SE LE OCURRE nada.

    Saludos villamalienses.

  6. iba a contestar algo interesante a tu comentario interesante, pero me cortaste como un yuyo, ves como sos!
    saludos amalio

  7. si quiere, yo me ofrezco y le cambio mi vida por la de él, a mi me vive pasando de todo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: