Fuego

foco! 

Cerca de las 2 de la mañana sacó el encendedor del bolsillo, intentaba ser lo más silencioso posible, encendió el fuego y se sentó a unos metros a ver si podía escribir algo o, en caso de no poder, leer algo.

Al parecer, pudo hacer algo que lo entretuvo mientras el fuego hacía su trabajo, y los minutos pasaron y si tuviera él que calcular, podría decir que más de una hora transcurrió desde que se inició el fuego.

No existía rasgo de remordimiento ni temor, puesto que en su mente el acto de iniciarlo fue prácticamente borrado ni bien se alejó del sitio.

Aproximadamente una hora y media después un ruido lo alertó, se acercó en la oscuridad y una pequeña zona iluminada de su cocina le trajo todo a la mente y descubrió, nuevamente, lo que había hecho, ni bien se acercó, por su cabeza una procesión de insultos hacia él mismo se amontonaba cerca de sus labios, sin dejarlos salir, puesto que el silencio era necesario para que su error no fuera descubierto, al prender la luz vio lo que había sucedido.

No alcanzó a tocarse la frente para lamentarse íntimamente que su madre le revoleó una chancleta y le pegó en la nuca para después decir “¡Tan estúpido sos que no podés poner una pava a calentar sin olvidártela y que se arruine!”.

(basado en hechos casi reales, la única persona que no actuó de la forma que aquí se relata fue mi vieja… perdón, la madre del protagonísta, que es tan adorable que no le dijo nada, el protagonista es un personaje ficticio basado en un personaje real que el autor desconoce y que puede ser el amigo de un tío de un amigo de un conocido)

Anuncios

7 comentarios

  1. el amigo de la amiga que no puede poner una pava sin olvidarse?
    MI padre una vez viajó al pueblo de mis abuelos, a 2 horas y algo de la ciudad, llegó hizo no sé qué cosas, se antojó un café, dejó “la pava” en la cocina, dio una vueltas, cerró la casa y de una volvió a la ciudad. Se acordó al llegar, y mandó las llaves al vecino para solucinar el asunto, obviamente 4 horas después, “la pava” al rojo vivo fue un show visual.

  2. si, veo que a la gente le pasa eso y es NORMAL!.
    feliz cumple!
    (ya esta con lo de feliz cumple no?)

  3. Tu historia-semi-anécdota… me trae en la mente lo que si a esta visitante le pasó…
    Una hornalla a gas…
    Una olla ESSen…
    Una rica salsa en proyecto…
    Un celular que suena…
    La cocinera casual que va hasta la biblioteca a dar una dirección…
    La charla amena… y olvido de la salsa…
    Espílogo:
    Pues… adiós olla… adiós salsa… ese día se comió comida chatarra; menos mal
    que solo estábamos mis dos niñas y yo… mi esposo ni se enteró…jeje al menos ese día…jaja

    Como siempre me entretiene tus pots… y me hace resaltar mis vivencias.
    Bdcn. Besitos.

  4. es normal!!! yo sabia!!!!! es normal!!!!!

  5. yo un jueves me levanté con mucho sueño, y me dije, no importa el sueño que tengas, hoy a la vuelta de montevideo tenés que ir a la reunión que dijiste que ibas a ir. Después mientras me ponía los championes descubrí que era viernes y que ya había faltado a la reunión.

  6. me paso en el colegio, no me creyo nadie

  7. Un hermano mío acostumbra volver del boliche borracho y con hambre, y calentar los restos que le dejan por la noche.

    Un día que me levanté como a las 5 (vaya a saber por qué) lo encontré sentado en el suelo, dormido, con la cabeza casi metida en el horno…

    Quiso calentar media pizza y cuando prendió el encendedor, lo venció el sueño. Menos mal que no llegó a abrir la llave del gas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: