¿Qué me está pasando?

 

Feliz, feliz, feliz ¡Que feliz que estaba! era grande, era fuerte, no podía moverme, pero sin embargo, sabía que era robusta, no podía verme, pero me sentía firme, rozagante.

Pasaban los días ¿Las horas? Los años quizás, no lo sabía, mi concepción del tiempo aún era incierta, pero estaba segura de que a medida de que creciera iba a aprender tantas cosas.Siento frío, si, sé lo que es el frío, hay cosas que sé porque creo que vienen conmigo, como el software viene cargado en las computadoras para que los usuarios ejecuten actividades de diversas índoles, calculo que sentir frío es bueno, quiere decir que estoy conservándome para que cuando salga a la vida, la vida me reciba viva. Hoy a la mañana vi, por primera vez pude ver, y me asuste por un momento, pero después descubrí que las manos que me sujetaban desde el otro extremo eran suaves, que el ser vestido de blanco que me manipulaba sabía lo que hacía, me protegía y en ningún momento sentí dolor.

Hace unos minutos que estoy reposando en un sitio blanco, las paredes, el techo, mi aposento, todo es blanco, ya no tengo tanto frío… ¡Que nervios! ¡Allá viene de nuevo! ¿Me vestirá? ¿Me llevará a mi hogar? Tiene algo en la mano, algo brillante ¿Será un regalo? Lo levanta alto, y baja con fuerza ¡Ay! ¡Me cortó un pedazo! ¡Y sigue! ¡Por favor! Tiene una especie de cordón en la mano, agarra la parte que separó de mi, es la primera vez que me veo y es un pedazo que me cortaron, la pone a mi lado, grito, lloro, no puedo moverme, nunca pude moverme, grito, grito, desesperadamente grito y una voz, a mi lado me dice “¡ey… pst!” miro y es la parte de mí que yace a mi lado “¿Me estás hablando?” pregunté incrédula, a lo que me dijo “¿Qué carajo hacés, porqué gritás?” no lo entendía, desconcertada, mientras seguían separando trozos de mi ser, le dije “¡¿No ves que me cortan, que me hieren, que me hacen mal?!”  la pequeña parte de mi levanta la voz y dice “¡Muchachos! ¡Esta todavía no sabe que es un chorizo!” se escucharon varias carcajadas, alguien grito “¡¿Creía que era una mariposa mi alma?!” y volvieron a reír. Soy una décima parte de lo que era, pero grito “¡¡¡La vida es una mierda!!!” silencio, y a lo lejos se escucha una voz “¡Bien ahí chori!” y más carcajadas. Un chorizo… si Dios existe es un reverendo cabrón hijo de puta.

Anuncios

5 comentarios

  1. ni te cuento lo que fue el primer día de un algodón de azúcar.

  2. Y el maíz que con el calor se convirtió en pururú????
    Me dió pena verdaderamente el relato. Contribuiste a mi vegetarianismo. Gracias Nardo!

  3. chicosoquete: no… si, contame… dale dale dale!

    rominita: no es nada, para eso estoy beieza

  4. jjjjjjjjjjjjaajajajjajajajajajajajjajajaja!!!!!111

  5. no… pueden entrar menores…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: