Guerra (cuarta parte)

ala

Retrospección

El diario me contaba que el día anterior tocaba la banda que yo hubiera querido ver, lo contaba como que mañana tocan y yo pensaba que esto es tan loco, porque me dice mañana, fue ayer y lo dice hoy. ¿Y yo dónde estoy? Me decía limpiándome con el delgado papel. Era hora, al fin, de estrellar las aguas danzantes del blanco bidet y asumir las tareas que planeaba con mi cama. 

Actual

El bloque central se lanza, ahí vienen ¡cuantos colores que bailan! estos cantos que imagino, esto es una gloria o una honrosa muerte, acá vienen las encargadas del futuro, esto es tan desigual, levanto la mano para terminar de una vez por todas con esto, para darles el lugar que merecen junto a dioses y leyendas, se lo merecen, una figura colorida que está enseñándome a ser un hombre, mi mano se acerca y siento una molestia insoportable en la oreja, me sacudo, polvo mezclado con partes de mariposa tengo en los dedos, se me metió por la oreja ¡sabias voladoras! Bueno, acá llegó, hasta acá… la otra oreja, me tendré que parar, esto pasó de estética y pasión a romperme las pelotas, siento un molesto cosquilleo en mis espaldas, comienzo a sacudirme, me revolotea frente a los ojos el bloque central, el otro ya no dibuja mi amor, el otro no está, el otro está metido bajo mis camisas, me sacudo, pierdo temporalmente el equilibrio, bloque central estancado en la nada del aire, siguiendo mis ojos, mi nariz, estornudo, piso mal, y veo algo lejano, muy lejano, es el suelo, es el precipicio, no caí en cuenta del precipicio, pueden haber sido historia, pero ahora, a una velocidad monstruosa, voy a ser nada, porque no hace historia un hombre que lucha contra setecientas cincuenta y tres mariposas, eso no es historia la gran puta madre que las re parió, ellas serán íconos, todos las verán como las que vencieron a un humano, ahí viene, el suelo. 

Retrospección

Mi cama, como me gustaba ver mi cama antes de acostarme y calcular, el tiempo en que duermo es tiempo perdido, salvo, salvo los sueños, es lo único que rescato del incipiente acto de dormir, dormir, al lado de cagar, es como una galleta de agua al lado de un choripan.Ya no hay mariposas en la ciudad, será el calentamiento, será la urbanización, bichos lindos las mariposas, y solo viven veinticuatro horas, en veinticuatro horas no se hace absolutamente nada, sobre todo si uno pierde el tiempo naciendo y agonizando, quedaran quince horas, comer, reproducirse, bichos inútiles las mariposas pensaba mientras me tapaba solo las piernas porque hacía un insoportable calor.

Anuncios

Una respuesta

  1. Por fin entendí algo!!!
    la verdad es que me tenía bastante preocupado las otras tres partes sin entender un carajo. Ahopra no digo que entendí, pero me voy más contento, un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: