Pogüer Mate 1 – Más antes que el principio

cba  

Camilo se levantó ese día con una sensación extraña en su estómago.

La noche anterior tomó fernet con coca junto a Jorge, un fernet de 750 centímetros cúbicos entre los dos, con sus respectivas cocas, obvio.

Como pudo se levantó de la cama de una plaza de caño despintada, corrió sin mirar la sabana desteñida y encaró hacia la puerta del baño, cuando se sentó en el inodoro sintió que moría, se le nubló la vista, sus brazos cayeron y la cabeza quedó colgando entre las rodillas, efectivamente, Camilo se había echado una de las cagadas más descomunales de la historia de la humanidad, con ella fueron los gases y parte del aire de su cuerpo, eso provocó el desmayo.

Yolanda cruzó la calle y un cable eléctrico viajó desde la punta del poste de madera justo hasta su cuello, Yolanda quedó tendida en el suelo. Un viejo se acercó y en su celular marcó un número, las ambulancias estaban por venir.

En la vereda de la casa de Carlos se prendió fuego un perro, los alaridos del pobre bicho lo despertaron y corrió hacia la ventana, cuando vio el espectáculo manoteó una frazada y se disparó velozmente hasta que tapó al animal. La frazada se incendió, el perro murió. Carlos tenía en el bolsillo de la camisa tres encendedores, explotaron los tres al mismo tiempo a la altura de su corazón. A las cinco de la tarde tenía conectado un respirador, nadie entendía como pudieron hacer semejante daño tres encendedores en el bolsillo de una camisa.

Córdoba amanecía un mes después, nunca salió en el diario algo que aunque sea comentara lo que sucedió aquel día, pero todo cambió.

Esos actos, si bien eran extraños, no fueron trascendentes para todos, casi para nadie.

Hoy crece algo escondido en la ciudad, que no tiene nada que ver con una obra pública, mucho menos con los sofocantes calores de la docta que se vuelve tropical.

La historia cambió, o, para ser más exactos, estaba a punto de dar un vuelco radical*.

(radical de groso, de vuelco vuelco, no de partido político… ¿tamo?

Anuncios

4 comentarios

  1. Muy bueno. Muy bueno. Muy bueno.
    Tamo.
    Un beso.

  2. ¿¿Aun nadie sabe de ese.. “algo escondido en la ciudad, que no tiene nada que ver con una obra pública, mucho menos con los sofocantes calores de la docta que se vuelve tropical.” ????

    Me despierta la curiosidad!!! uffsss… todo cambió… vaya que si… yo estoy más enganchada con estos relatos con mensajes entre-líneas…

  3. ¿me enseñás que es eso escondido en la ciudad? o ¿lo tengo que descubrir solita?

  4. Hola corazón!!! Volví…!!!
    Mmm.. Qué qué hay de nuevo viejo??…
    Le tengo fé, ya me enganché, esperemos q sea otra atrapante aventura coma la del Choripan de plata.
    Besitosss…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: